Hacia una po/ética antropofágica ch ́ixi:

Mi trabajo es una pregunta abierta acerca de la identidad. ¿Qué significa ser mujer, ni blanca ni indígena, ni rica ni pobre, sin hijos, sin marido, feminista, disidente, escritora, artista de performances, ecologista, anticolonial tercermundista viviendo y trabajando en América Latina? Me interesa desentrañar la parte oscura de toda esta historia. Mi historia como hija del golpe militar en Chile, nacida aquel fatídico año de 1973 y la historia de Chile como parte de la historia de la violencia de este siglo y de este mundo.

Mi trabajo es una suerte de bitácora de viaje por un cuerpo – territorio colonizado por ideologías, religiones, prácticas políticas fracasadas y contradictorias con una memoria ancestral y rebelde que se niega a ser borrada. El arte ha sido en este viaje una herramienta para desentrañar, comprender y descolonizar este cuerpo, como un minucioso trabajo de arqueología personal.

En lo formal, mi trabajo está compuesto por capas y capas de saberes y prácticas que en algún momento han llegado a mí por caminos tan diversos como apócrifos. Como un hambriento animal antropófago, al modo de Oswald de Andrade, todo me nutre, todo me sirve y todo puede convertirse en obra. El resultado ha sido la construcción de una identidad Ch ́ixi (a decir de Silvia Rivera Cusicanqui) o manchada, mestiza, un compendio de atributos no puros y de técnicas híbridas. Es el hambre y no la vanidad lo que me mueve.

Autodidacta, mi camino ha sido un camino intuitivo, autónomo y político; un estar afuera productivo que me ha permitido una libertad descomunal. Transformar la carencia en recurso creativo ha sido mi mejor estrategia, la estrategia del oprimido.

Descentrada de las estructuras donde ocurre el conocimiento oficial, la política y la cultura, encontré en este hacer híbrido mi mejor trinchera para realizar un deseo poético y político.

Me interesa el arte como construcción de un imaginario utópico, el arte como la conquista de un territorio que no existe. Un experimento social que nos lleve hacia nuevas formas de relación con el mundo. Mi poética consiste en creer en el arte como el último reducto de humanidad en un mundo cada vez más deshumanizado.

* La identidad Ch ́ixi según la socióloga boliviana Silvia Rivera Cusicanqui corresponde justamente a esta condición “manchada” del mestizaje latinoamericano.

Escritora, artista de performance y activista feminista

Eli Neira

(1973, Santiago de Chile)

Licenciada en comunicación social, escritora, artista de performance y activista feminista comunitaria. Desde el año 2000 ha desarrollado un trabajo transdisciplinario donde fusiona la literatura, el arte de acción, el activismo, la música, el video y la producción de arte independiente. Con esta propuesta ha participado en festivales de poesía y performance en Chile y el extranjero. Su literatura ha sido publicada en numerosas revistas y antologías de habla hispana.

Entre otros, ha publicado los poemarios “Abyecta” (varias ediciones), “La Flor” (varias ediciones), Pop Life (Baile del sol, 2012 Canarias), “Hocicona” Editorial Desbordes 2017 Santiago y más recientemente “Hago el amor conmigo misma” (Amukan Editorial Itinerante, Chiguayante 2019).

Su trabajo interdisciplinario ha sido investigado en estudios académicos publicados dentro y fuera de Chile.

Ha realizado talleres de poesía y de arte de acción en varios países de América Latina. También ha organizado encuentros de poesía y performance como productora de arte independiente.

contacto:
elizabeth.neira@gmail.com, poesiaccion@gmail.com