Inspirada en el Manifiesto Antropofágico de Oswald de Andrade, realice este performance por primera vez en el encuentro “Perpendicular Faz curadoria: Encontro entre mulheres performers”, donde me tomé mi sangre menstrual mezclada con el jugo de muchos limones que exprimi con un dildo colocado en mi pubis. El ácido del limón realizada una suerte de higiene o de asepsia en el espacio “sucio” por la presencia de la sangre menstrual.

La segunda vez que realicé este performance fue en el Festival Educosex en el Colegio Barros Borgoño  organizado por el colectivo Lemebel.