El año 2006 fui invitada por primera vez a un festival de performance. Luego de ver algunos de mis trabajos el artista y curador mexicano Pancho López fue la primera persona que me dijo “Eli lo que tú haces es performance” y acto seguido me invitó a la 9 versión del Encuentro Nacional de Performances Performagia coordinado por la Difusión Cultural de la UNAM y el Museo Universitario del Chopo en la Ciudad de México. El encuentro con consagrados artistas de la acción a nivel latinoamericano fue crucial para mi posterior desarrollo y cambió para siempre mi forma de hacer lo que hasta ese momento para mi eran juegos que la expansión de la poesia me permitía. De alguna manera le debo a México mi nacimiento como artista de la acción. En ese encuentro probando incorporar una incomodidad en mi cuerpo y en los cuerpos realicé la obra “La Enchilada” con un collar de chiles (ajíes) secos que al moverme provocaban irritación en mi piel y despedían un fuerte olor entre los asistentes.