Durante enero del 2023 arrendé una casa en medio de un bosque quemado en la localidad de Laguna Verde en Valparaiso. La zona, antes forestal y hoy aceleradamente urbanizada, ha sido foco de numerosos incendios, intencionales y no, que finalmente han ido modificando radicalmente el paisaje y los ecosistemas. Pese al fuego los árboles carbonizados siguieron en el lugar como presencias mudas y negras gritando la tragedia de la voracidad humana. Durante el laboratorio convoqué a diferentes artistas y amigos que aceptaron la invitación de trabajar en la zona siniestrada. Esta obra consistió en abrazar los árboles quemados y fue pensada y realizada junto con Gustavo Solar. Las fotos las tomó Jim Délemont.