Corresponde a la primera de una serie de acciones consistente en limpiezas performáticas de espacios públicos basurizados de la ciudad de Valparaiso.  La acción se propuso como parte del cierre del taller de perfomances impartido por mí ese año y se hizo en la escalera caracol del cerro Larraín, donde quedaba La Posada de Maria, el espacio que nos patrocinó con el alojamiento y con la logística en el puerto. En total sacamos 40 sacos de basura entre unas 20 personas,  alumnos del taller y vecinos que se convocaron a través del llamado que hizo la junta de vecinos quienes también nos prestaron apoyo y alimentación para el equipo. Las fotos son de Paula Corrales y Gonzalo Tejeda.