Durante el Encuentro Arte + Comunidad organizado en articulación con la Oficina Migrante de la Municipalidad de Quilicura en Santiago de Chile, realice un performance donde me ofrecí como trabajadora doméstica en un hogar compuesto por migrantes afrodescendientes. Realicé las labores domésticas de esta familia durante el tiempo que duró el encuentro, unos 5 días, provocando una dislocación en el barrio que puso en evidencia el racismo que existe en toda la sociedad chilena.