El 2011 realicé en el Bar Chancho Seis, entonces popular sede de eventos poéticos en e barrio Yungay donde yo vivia, un ciclo de poesía y performances feministas que se llamo “Poesía para señoritas”. En esa instancia leí un poema mantra mientras un encapuchado me lamia el sexo.