A los 2 años de la muerte de Hija de Perra y ya instalado el ritual de memoria disidente, hicimos esta acción con Irina La Loca donde nos bebíamos nuestra orina en un jarro shopero y luego nos quitábamos el maquillaje con ella. La acción se desarrolló en el Centro Cultural Manuel Rojas y contó con la colaboración del Colectivo Lemebel quienes se encargaron del registro y parte de la producción del evento conmemorativo.